top of page
  • Foto del escritorRedacción

Agente policial denunció graves delitos en la alcaidía de la Unidad Regional de San Lorenzo: salida de presos, visita de menores y tráfico de drogas

Los hechos denunciados se conocen a poco de que se concrete la intervención a la policía departamental que habría decidido el ministro Pablo Cococcioni

Una mujer policía de la Unidad Regional XVII de San Lorenzo radicó una grave denuncia contra el comisario Luciano Casteran, jefe de la Alcaidía Mayor de esa repartición departamental en la que la uniformada presta servicios, a quien acusa de hechos de corrupción que van desde la liberación transitoria de detenidos, relajo en las requisas, irregularidades en la conformación de las guardias en las que favorecería a dos “amantes” y trata de menores, hasta el tráfico de drogas.

 

Según la denunciante –quien realizó una presentación formal ante la delegación Zona Sur de la Unidad Especial de Asuntos internos de la Agencia de Control Policial- recibía órdenes directas de Casteran y del subinspector Hernán Gómez para que “no requisemos” a tres mujeres que concurrían a visitar a reclusos y que “las deje pasar así nomás”, directivas que “eran muy comunes, pasaban todo el tiempo”, indicó.

 

Además, mostró su preocupación a raíz de que “dejan ingresar a menores de edad, siendo que en esos pabellones hay muchos detenidos por causas por abuso sexual” y sostuvo que ingresan “sin DNI, decían que eran visitas al jefe, nenas de 12, 13, 15 años que pasaban con su consentimiento”.

 

Asimismo, aseguró que “los presos salen a tirar la basura y los saca a que les cocine”. Luego, tras identificar a esos reclusos, señaló que “salen varios de los pabellones” y agregó que el jefe de la Alcaidía “cuando le dije en reiteradas oportunidades que algunos presos salían y tardaban en volver, no hacía nada, hasta que yo misma me di cuenta de que siempre lo supo”, indicó.

 

En otro orden agregó que la planta alta de la Alcaidía “es un penal VIP” que “nunca se requisa” donde “están alrededor de 60 detenidos, la mayoría con causas de abuso, homicidios, etc.”, detalló y agregó; “la mayoría son gente grande que también sale”, además de que “reciben visitas en cualquier horario”.

 

Tras asegurar haber recibido hostigamiento y amenazas directas de Luciano Casteran, la mujer policía contó en su denuncia que “pasan estupefacientes a los penales, cuando se topan con eso no hacen procedimiento, creo que se los quedan ellos”, expresó y agregó: “A la cocaína la pasan en botellas de cloro”.

 

En tanto, según consta en la misma denuncia, el comisario Casteran “tiene relación amorosa con dos empleadas policiales” quienes gracias a ese vínculo “tienen muchas prioridades en el servicio, no las recargan, les dan francos exclusivos y no cumplen el horario de servicio ordinario”.

 

Por último, pidió que la denuncia “no sea remitida a la Fiscalía de San Lorenzo” y aclaró: “No me animo a denunciar en la División Judiciales de San Lorenzo, porque sé que no le van a dar curso”.

 

Aunque no pudo confirmarse, la denuncia de la agente podría ser uno de los motivos por los que el ministro de Seguridad de la provincia, Pablo Cococcioni, habría ordenado la intervención de la UR XVII que se concretaría en los próximos días.


Fuente: Diario Síntesis

0 comentarios

Comments


bottom of page