top of page
  • Foto del escritorRedacción

Crecen las consultas por consumos problemáticos en el cordón

Desde el movimiento "Ni un pibe menos por la droga" señalan que en el último año las consultas vinculadas a problemas de salud mental y en particular a consumos problemáticos aumentaron en todos los efectores de salud de la provincia. San Lorenzo y la zona no son excepción

El último año las consultas vinculadas a problemas de salud mental y en particular a consumos problemáticos aumentaron en todos los efectores de salud de la provincia, y San Lorenzo no fue la excepción. Esta situación enciende las alarmas entre los y las que trabajan en el área salud y en los pocos dispositivos específicos que abordan el tema en la zona, los cuales están en su mayoría a cargo de organizaciones no gubernamentales. Desde esos espacios se cuestiona la inacción de los municipios y de la provincia al respecto.


Luciano Garnero, miembro del movimiento “Ni un pibe menos por la droga” y coordinador de El Semillero, una casa de atención y acompañamiento comunitario que funciona en San Lorenzo asegura que “estamos ante una situación desesperante, solamente en nuestra CAAC se han triplicado las consultas de personas con problemas subjetivos y consumos problemáticos, con el ingreso al mundo de las adicciones de pibes cada vez más chicos”


El dispositivo es impulsado por la ONG Plantando Esperanzas en el Cordon y llegó a la ciudad hace más de un años tras un convenio de la organización con el ente nacional SEDRONAR.


“Esto tiene directa relación con el crecimiento de una población vulnerable que esta despojada materialmente de todo, que ha dejado la escuela, que no tiene garantizada las mínimas condiciones de subsistencia como el acceso a gas natural, agua potable o comer tres veces al día, mientras crezca la desigualdad lamentablemente vamos a ver que cada vez más pibes y pibas ingresan al mundo del consumo”, asegura Germán Mangione, referente del espacio político de Carlos del Frade en la ciudad y quien preside la ONG.



“En el semillero y desde el Movimiento ni un pibe menos por la droga les ofrecemos a los pibes un espacio para fortalecer los lazos sociales, promover los cuidados, la solidaridad y la practica comunitaria como salida, pero la verdad que nos quedamos siempre cortos, no alcanzan las manos ni los recursos para la cantidad de demanda que tenemos” explica Garnero, el coordinador de la institución de San Lorenzo que alberga diariamente a decenas de chicos y chicas en talleres de oficios y culturales como forma de prevención de los consumos.


Sobre la atención a la problemática en la ciudad Mangione asegura que no existen dispositivos ni municipales ni provinciales a la altura de la magnitud del problema.


“En una ciudad con los recursos de San Lorenzo resulta inadmisible que no exista ni una dependencia municipal que se encargue de abordar los consumos problemáticos, ni siquiera un espacio que fomente la prevención, el deporte y la formación en oficios como proyecto posible para los cientos de jovenes de nuestra ciudad. Sabemos que ni el hospital ni los centros de salud pueden abordar adecuadamente la demanda”, afirma Mangione


Y agrega que “nos cansamos de golpear las puertas de la municipalidad y no obtuvimos ninguna respuesta a los planteos que hemos hecho, como la campaña “San Lorenzo sin adicciones” en la que planteamos la necesidad de sancionar dos ordenanzas para crear un área específica en el municipio y destinar un presupuesto por ley a los clubes para que incorporen a los pibes y las pibas a un proyecto deportivo”.


Según explican las únicas medidas tomadas hasta ahora fueron por un lado el anuncio mediático en el 2021 (previo a las elecciones) de un “observatorio de consumos problemáticos” para la ciudad, iniciativa que murió antes de nacer porque nunca se puso en marcha ni se destinaron recursos para llevarla adelante, y ahora cuando vuelve a abrirse el periodo eleccionario nuevamente un proyecto de ordenanza que parece destinada dicen “a los titulares de los medios locales”.


“Vuelven a intentar hacer fulbito para la tribuna con una ordenanza que lo único que plantea es hacer alguna charla o pasar una película. Pareciera que no tienen dimensión de la profundidad del problema, que nunca escucharon como hacemos cada semana en el Semillero a las madres pedir por favor un lugar para tratar a los chicos”, afirma el coordinador del Semillero.



Hoy afirman que en materia de adicciones las políticas públicas municipales son inexistentes, ya que no existe un solo lugar al que acudir. “Nos mandan la gente al Semillero”, aseguran.


“Estamos en una ciudad rica ubicada en el corazón del modelo agroexportador, por donde salen los recursos generador por nuestro pueblo e ingresa la droga que inunda las barriadas populares y amputa de futuro a nuestros pibes, por la falta de control estatal impulsado por estas grandes empresas para hacer negocios. Nos duele ver cómo avanza el narcotráfico sin control por las calles de San Lorenzo, queremos discutir que es posible una ciudad distinta. Disfrutamos mucho y promovemos las actividades que permiten el acceso de miles a festivales de primer nivel o las luminarias de la avenida pero no podemos dejar de denunciar que existe un San Lorenzo que besa el cielo y otra que se hunde en el barro”, concluye Germán Mangione.

0 comentarios

Comments


bottom of page